Legends and Tales of the Alhambra in Granada - Casa Tagomago

Leyendas y Cuentos de la Alhambra de Granada

La Leyenda del Patio de la Sultana

Cada monumento histórico tiene leyendas y cuentos para contar, la Alhambra no es una excepción. Con tantos cientos de años de historia, abundan las historias de acontecimientos en el palacio morisco. Washington Irving escribió su libro "Cuentos de la Alhambra" mientras se hospedaba en el palacio. Al conversar con los lugareños, descubrió una gran cantidad de leyendas, cuentos y chismes en general, transmitidos de generación en generación, sobre los moradores del palacio de antaño.

El patio de la Sultana, Generalife, Alhambra, Granada Casa Tagomago

El Patio de la Sultana, un lugar de encuentro romántico. Mira el tronco del viejo ciprés a la izquierda

Boabdil, el último sultán de Granada y su esposa Morayma son los protagonistas de esta leyenda. Un cortesano intrigante le reveló a Boabdil que su consorte se encontraba con un apuesto y joven caballero de la tribu Abencerrajes. Los amantes se citaban a la luz de la luna, bajo un ciprés en el Patio de la Sultana en el Generalife.

El patio de la Sultana Generalife, Alhambra, Granada

El sonido de la fuente, un fondo para los susurros de los amantes

La leyenda dice que en su furia, Boabdil hizo asesinar a toda la tribu Abencerraje en una de las cámaras de la Alhambra. Hasta hoy, cuentan que las manchas de óxido que se ven en la fuente de esta cámara son la sangre de las víctimas. Ve lo tu mismo cuando visitas la Sala de los Abencerrajes en la Alhambra. ¿Es sangre o es sólo oxido?

Lamentablemente, todo lo que queda del ciprés es su tronco seco, un testigo de su edad y tamaño ... y tal vez de mucho más. ¿Quién sabe qué cuentos podría contar?

La Alhambra está a solo 30 minutos de Casa Tagomago. No olvides reservar con antelación. Entradas disponibles 3 meses antes de su fecha preferida. Si prefieres un tour guiado puedes reservarlo aquí con Civitatis

Foto de portada de Marco Torres Walker para Casa Tagomago

Publicado por Susan en Casa Tagomago